New Nintendo 3DS. ¿Revisión con mala leche de la portátil que ya conocemos o nueva consola?

Parecía que con la 2DS se había terminado la lista de apodos de una consola con más nombres que Daenerys de la Tormenta de la Casa Targaryen, Primera de su nombre, La que no Arde, Reina de Meereen, Reina de los Ándalos y de los Primeros Hombres, Khaleesi del Gran Mar de Hierba, Rompedora de Cadenas y Madre de Dragones. Pero no. Nintendo ha dado un paso más en su incesante misión por volver locos a los consumidores y ha presentado en un nuevo Nintendo Direct las que serán la cuarta y quinta revisión de su última portátil.


New Nintendo 3DS y New Nintendo 3DS XL incorporarán añadidos previsibles en este tipo de reediciones de hardware junto a otro bastante más polémico. En primer lugar, aunque la versión XL conservará el tamaño de las pantallas (4.88 y 4.18 pulgadas), las del modelo normal se incrementan ligeramente, siendo sus diagonales de 3.88 y 3.33 pulgadas. Este no es el única adelanto visual. Nintendo ha mejorado el sistema de efecto 3D y ahora cuenta supuestamente con un mayor rango de visión, evitando que la imagen se vuelva borrosa si observamos desde los laterales. La New Nintendo 3DS agrega además un sensor de luz que le servirá para ajustar automáticamente el brillo de las pantallas y ahorrar así energía.

A pesar de que estéticamente no se aleja prácticamente nada de sus predecesoras, algunos elementos han cambiado de posición (la tarjeta de memoria, ahora Micro SD, va bajo la carcasa y el botón de encendido y la entrada de los cartuchos se encuentran en el lomo inferior, lo que de entrada no termina de convencernos) y los botones ABYX recrean los colores del mando de Super Nintendo (lo cual adoramos). Otras modificaciones son más funcionales. La New Nintendo 3DS integra el segundo stick (en interpretación mini) y los botones superiores del Circle Pad Pro, con lo que por fin podremos movernos por entornos tridimensionales sin que nuestra máquina parezca el bastardo producto de una noche loca entre un Megazord y un Transformer.

La inclusión controvertida se encuentra en la decisión de mejorar la CPU de la consola. Tanto New Nintendo 3DS como New Nintendo 3DS XL son superiores técnicamente. Y esto, que supone progresos como mayor velocidad del sistema, de acceso a Miiverse o del navegador (que por primera vez soporta HTML 5); significa también la existencia de títulos que no serán compatibles con las 3DS que tenemos en casa. Sí, en un movimiento similar al que la compañía hizo en el pasado con Game Boy y Game Boy Color, Nintendo fragmenta su mercado portátil y anuncia una adaptación del RPG de culto Xenoblade Chronicles que no podrá jugarse en los más de 43 millones de Nintendo 3DS vendidas hasta el momento.

¿Pero New Nintendo 3DS es una revisión con mala leche o una nueva consola? Pues a juzgar por el aspecto de las primeras imágenes en movimiento de Xenoblade Chronicles, de momento poco impresionantes y por debajo de lo visto en PlayStation Vita, parece que la respuesta es la primera opción. Habrá que ver, dentro de unos meses, si muchas editoras se animan a publicar títulos que el grueso del público de Nintendo 3DS no podrá jugar (salvo sorpresa mayúscula, no). Vaticinamos proyectos que se acomoden a ambas CPUs y ahí entrará entonces la obsesión particular de cada uno por rascar unos frames por segundo.

La otra gran suma tecnológica tiene que ver con las figuras Amiibo que encontraremos en las tiendas las próximas navidades. New Nintendo 3DS viene con soporte NFC de serie (los modelos antiguos requerirán un adaptador externo) para facilitar la comunicación con las figuras de personajes de Nintendo, que serán compatibles con juegos como Super Smash Bros, Mario Kart 8, Yoshi’s Wooly World o Captain Toad. Y si bien ignoramos cuáles serán los proyectos de la portátil que aprovechen Amiibo, hoy mismo se ha confirmado la lista de muñecos que estarán disponibles a final de año: Mario, Link, Samus, Peach, Yoshi, Donkey Kong, Pikachu, Marth, Aldeano, Kirby, la Entrenadora de Wii Fit y Fox.

Todas estas novedades no han tenido un efecto negativo ni en tamaño ni en autonomía. La New Nintendo 3DS es poco menos de un centímetro más ancha y más larga, pesando solo 18 gramos más. La New Nintendo 3DS XL es incluso más ligera y fina que la 3DS XL. Las dos ganan también entre media hora y una hora de batería respecto a sus antecesoras.

Y si hay algo que nos ha gustado especialmente de este Nintendo Direct, y que esperamos se convierta en canon en las futuras consolas de Nintendo, es la nueva y sencilla personalización del exterior. Por defecto, New Nintendo 3DS se comercializará en blanco y negro y New Nintendo 3DS XL en azul metálico y negro metálico. Sin embargo la edición normal, no así la XL, permitirá desmontar la carcasa y sustituirla por otra de las múltiples inspiradas en personajes de Nintendo o por diferentes colores lisos, en caso de que no tengas sangre en las venas. De repente, mi edición especial Pikachu ya no lo es tanto. La capacidad de adecuar a nuestro gusto la consola no será solo externa. A partir de octubre, una actualización del firmware permitirá comprar temas en la eShop que modificarán la apariencia de los menús, añadiendo fondos, sonidos, iconos y música de Animal Crossing o Mario, por ejemplo.

También nos ha agradado, en este caso por lo disparatado del asunto, el curioso control parental que vendrá instalado por defecto. Acorde con su complejo de policía de los niños y adalid de la moralidad, Nintendo ha creado un filtro para el navegador web que impide el acceso a determinadas páginas… salvo pago de treinta yenes mediante tarjeta de crédito. El razonamiento no es del todo erróneo, pues se supone es una cifra simbólica para que ningún infante pueda desactivarlo, pero nosotros somos más de la opinión de que los padres ejerzan de eso, de padres. Asimismo, nos gustaría saber qué será catalogado como contenido prohibido. Preveemos un Escándalo Tomodachi, segunda parte.

New Nintendo 3DS y New Nintendo 3DS XL llegarán al mercado japonés el próximo 11 de octubre a un precio de 16.000 yenes (117 euros) y 18.800 yenes (137 euros) respectivamente. Lo harán junto a una base de carga por un importe inferior a diez euros. Mientras tanto, en occidente (donde presumiblemente los precios sean otros, evidentemente más caros) las estanterías de los establecimientos estarán ocupadas una campaña navideña más por los modelos previos, pues Nintendo ha aclarado que el lanzamiento de esta edición vitaminada de su portátil no llegará a Europa y Estados Unidos hasta el 2015. Lo cual no tiene por que ser negativo. Quizá para entonces tengamos algo más de idea sobre el número de juegos que hagan uso de esa CPU extra y podamos decidir mejor informados si dar el salto o si esperar a una posible sucesora, a la sexta reedición o a las primeras nano-máquinas de Nintendo que revolucionen los teraflops de nuestra vetusta Nintendo 3DS.

Sigue leyendo