Nintendo regresa a los beneficios a pesar de registrar pérdidas operativas de nuevo

Si utilizamos los datos del último informe de resultados de Nintendo, publicado con motivo del cierre del segundo cuarto del presente año fiscal, podemos concluir que la situación de la compañía está mejorando. Sorprendentemente, también podemos extraer lo contrario. Las ventas netas entre abril y septiembre de 2014 alcanzaron los 171.399 millones de yenes, lo que supone un descenso del 12,82% respecto a las cifras del mismo tramo en el ejercicio previo y un importante declive del 52% en cuatro años.

Estas ventas, que arrojan unas pérdidas operativas de 215 millones (muy por debajo de las más de 23.000 millones anteriores) se transforman en un ajustado beneficio neto final de 14.300 millones de yenes (104 millones de euros) gracias a un mayor control de gastos y un cambio favorable al yen. Es decir, que Nintendo deja atrás (al menos de momento) los números rojos que coparon los informes de los tres últimos años y la mayoría de los cuartos de 2014.

El mercado japonés pierde peso en las cuentas de la empresa (su cuota cae del 34,3% al 26,7%) a favor de una mayor relevancia de los territorios europeos y, en menor medida, de Norte América. Igualmente, Nintendo 3DS sigue perdiendo fuerza pese al éxito de Super Smash Bros y Tomodachi Life, sobrepasando ambos los tres millones de unidades vendidas en todo el mundo. La portátil supera ligeramente los dos millones de consolas distribuidas, casi la mitad que en los mismos seis meses de 2013. Las proyecciones de Nintendo, que auguran diez millones más de Nintendo 3DS en manos de usuarios de aquí a marzo de 2015, de momento tienen complicado el cumplirse.

Respecto a la tan debatida posición de Wii U, la sobremesa mantiene su línea de mejoría al vender más del doble que en el periodo precedente (1.12 millones frente a 460.000), aunque sigue estando lejos de ser el éxito que a Nintendo le gustaría. Tras casi dos años en el mercado, el número total de consolas distribuidas se sitúa levemente por encima de los siete millones. En tan solo once meses PlayStation 4, según datos ofrecidos por Sony, ha superado esa marca y se estima que Xbox One lo ha logrado igualmente.

Con títulos como la edición para Wii U de Super Smash BrosPokémon Rubí Omega y Pokémon Zafiro Alfa, Captain Toad y las figuras Amiibo junto al lanzamiento en occidente de la New Nintendo 3DS; la compañía liderada por Satoru Iwata confía en que este es el año en el que rompa con la racha de tres ejercicios consecutivos de pérdidas. Sus proyecciones, de hecho, prevén unos ingresos operativos de 40.000 millones de yenes a la clausura del año fiscal en marzo de 2015. No sería tampoco la primera ocasión en la que las cábalas de Nintendo fallan. Sin ir más lejos, las anteriores se acercaron bastante a la cifra deseada, solo que en signo negativo.

Sigue leyendo